lunes, 6 de octubre de 2014








AUTOR: Zoran Drvenkar
EDITORIAL: Seix Barral
Nº DE PÁGINAS: 624
ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda
PRECIO: 5,65 









Hola , si, . que ahora mismo estás leyendo estas líneas a través de la pantalla de tu ordenador. Es tarde, seguramente tienes mejores cosas que hacer que estar leyendo la reseña de un libro que probablemente no vayas a leer, pero en ese blog te están hablando directamente a ti y eso hace que te pique la curiosidad, así que sigues leyendo.

En la entrada te mandan cerrar los ojos, <<menuda tontería>>, piensas, pero aún así giras sobre ti mismo en la silla, echas un vistazo a tu alrededor y compruebas que efectivamente estás solo en la habitación, entonces cierras los ojos.


Es 1998, es de noche, alargas tu mano hacia la puerta del coche y sales al exterior, el viento gélido te golpea la cara, las manos se te entumecen a causa del frío, pero aún así agradeces esa sensación. Llevas horas atrapado en ese atasco debido al temporal, el tiempo este año está siendo inclemente. Te quedas de pie contemplando como poco a poco la nieve va cayendo, cubriendo el asfalto con un manto blanco y de pronto sin previo aviso vuelves a sentirlo. Sientes esa hambre, esa ansia que tira de ti, que lo absorbe todo como un agujero negro, el caos vuelve a llamarte. Es 1998, eres el viajero y eres un asesino en serie.

Ahora estas con tus amigas, tú y las chicas tenéis planeada una tarde de cine, vais a ver una de esas comedias románticas que estrenan en la cartelera. Aunque estáis las cuatro, todas sentís su ausencia, hace días que desapareció sin previo aviso, ni una llamada, ni una nota…nada, la añoranza la ha sustituido y se ha convertido en la quinta integrante de vuestra pandilla. De pronto el móvil suena, todas recibís el mismo mensaje de texto: “venid”, y todas reaccionáis de la misma forma.

Descuelgas el teléfono y no puedes creer lo que tus oídos oyen, así que vas hasta allí para comprobarlo por ti mismo. Sus ojos no se fijan en ti, su mirada pasa de largo, él ya no está aquí. La rabia y la frustración se agolpan en tu interior, <<tiene que sufrir por esto>>, piensas, pones a tus chicos a trabajar. Eres el supervisor de la logística y la caza comienza en: tres, dos, uno…

Estás ante una nueva forma de thriller, Zoran Drvenkar hace un uso magistral de la segunda persona del singular, creando un estilo propio. La novela se compone de diferentes historias que encajan una en otra como las piezas de un puzle. A través de cada capítulo pensarás, sentirás y estarás en los mismos lugares que los personajes, porqué tú te convertirás en protagonista y serás todos y cada uno de los personajes que componen está novela coral. Serás víctima y verdugo, pasarás de la vergüenza, a la humillación y al terror y un constante escalofrío a lo largo de la espalda será tú compañero de viaje en las 624 páginas que componen “Tú”.

El autor utiliza flashbacks que logran desorientarte, habla de forma directa al lector haciéndolo formar parte de la historia, inmiscuyéndolo en su juego y sumiéndolo en el ritmo vertiginoso de la novela. “Tú” es un thriller psicológico que habla sobre la maldad y la violencia y que no puedes dejar pasar de largo.

En cada oscuridad habita un demonio que nació sin corazón y devora corazones, a fin de aplacar su hambre insaciable. Ese demonio se esconde en la sombra, puedes encontrarlo en las comisuras de un niño cruel, y aunque cierres los ojos a causa del miedo, él puede estar acechando tras tus párpados, extendiendo sus dedos hacia tú corazón. Siempre hay un rincón donde puede esconderse. Siempre habrá un lugar para la oscuridad.

La reseña ha acabado, finito. Lo que no sabes todavía es que dentro de una semana pasarás al lado de una librería, entrarás y preguntarás por este libro y los tres días siguientes los pasarás sin despegarte de sus páginas. Como dijimos antes, es tarde, tienes cosas que hacer, sales de la página del blog, vas al menú de inicio y apagas el ordenador, las obligaciones te llaman. Arrastras hacia atrás la silla, te levantas y cierras tras de ti la puerta al salir, dejando tan solo el eco de tus pasos en la habitación ahora vacía.

Yo estoy en el aquí, y el aquí es ahora.

∞+++

No hay comentarios:

Publicar un comentario