martes, 24 de marzo de 2015

BROOKLYN FOLLIES




AUTOR: Paul Auster
EDITORIAL: Anagrama
Nº DE PÁGINAS: 320
ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda
PRECIO: 9,90 












Paul Auster es uno de los mejores escritores contemporáneos que tenemos, sus seguidores embriagados por su característica prosa se cuentan por miles y siempre están ávidos de sus historias, de esa particular manera suya de contar las cosas. Galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, Paul Auster esta destinado a que su nombre se convierta en adjetivo. Hasta ahora sólo conocía su nombre y las fervientes críticas que lo avalaban, así que dejándome llevar por la curiosidad y las ganas elegí Brooklyn Follies como mi primera incursión en la obra del autor.

Nathan Glass es un superviviente, ha sobrevivido a un cáncer de pulmón, a un divorcio poco amistoso y ha decidido regresar a Brooklyn, al lugar que le vio nacer, al rincón de su infancia, allí tiene pensado pasar sus últimos días, ha vuelto a Brooklyn para morir. Ahora que esta jubilado, tiene que buscar una ocupación, algo que le permita entretenerse mientras espera su fin, y así es como comienza el libro del desvarío humano que no es otra cosa que un recopilatorio de anécdotas, pero lo cierto es que son esos pequeños percances ridículos y cómicos al mismo tiempo los que componen nuestra vida y que aún con el paso del tiempo permanecen indelebles en nuestra memoria, volviéndonos a hacer reír o llorar al recordarlos. Con esa idea en mente, Nathan recogerá en el libro del desvarío humano todo aquello que le ha ocurrido o que le ocurre a él mismo y a todos aquellos que están a su alrededor. Así es como comienza su nueva vida, sin embargo, el azar quiso que en una librería de lance que frecuentaba se encontrara con su sobrino Tom, un joven con un futuro prometedor que por diversas circunstancias ve como sus aspiraciones se truncan y su futuro se derrumba, de este modo tío y sobrino retoman su relación después de varios años sin verse. En la vida de Nathan también irrumpirá Harry Brightman, propietario de la librería, un hombre inteligente, embaucador, carismático, ambiguo y encantador, Marina González camarera del bar en el que Nathan almuerza y de la que está perdidamente enamorado y un intricado número de personajes que de una u otra manera cruzarán su existencia con la de Nathan.

Lo cierto es que Brooklyn Follies es uno de esos libros que rondan en mi memoria incluso después de haber concluido su lectura, a veces me pregunto que habrá sido de sus personajes y como seguirán con su vida. La forma de narrar de Auster es espléndida, es uno de esos escritores prolíficos con un estilo propio, elegante, inteligente, que cuida hasta el más nimio de los detalles; ningún adjetivo esta escrito de forma caprichosa, Auster utiliza la palabra exacta para cada momento y ningún párrafo esta de más o da la impresión que sobra y consigue que la lectura sea amena, fluida y deliciosa.

Brooklyn Follies es un canto hacia el lado bueno de las cosas, Nathan vuelve a Brooklyn porque estaba buscando un sitio tranquilo para morir , pero en realidad encuentra la felicidad y las ganas de vivir y al igual que el libro del desvarío humano, la novela de Auster es una colección de anécdotas, de historias sobre como sopesar las contrariedades, sobre como vislumbrar el lado amable de la tragedia, sobre como encontrar finales felices. Cada capítulo nos narra una historia diferente que bien podría leerse de forma independiente al resto del libro y tener sentido por sí misma, pero a medida que la novela se va acercando a su final vemos como el círculo se cierra y como todas las historias convergen y eso es algo sencillamente maravilloso.

Quiero vivir de otra manera, eso es todo. Si no soy capaz de cambiar el mundo, al menos puedo tratar de cambiarme a mí mismo. Pero no me apetece hacerlo en solitario.

Paul Auster cuenta con una mano maestra a la hora de reflejar vidas cotidianas y normales , y se divierte jugando con el azar y la casualidad que contamina nuestras vidas de manera asombrosa, trastocando el rumbo de nuestros planes o redirigiéndonos hacia unos nuevos, así los personajes de esta novela se relacionan y se conocen muchas veces por azar. 

Los personajes tienen una cercanía y vitalidad sorprendentes, Auster sabe insuflarles humanidad, hasta los secundarios poseen cierta ambigüedad que los hace exquisitos, el mismo barrio y el azaroso destino forman también parte del reparto. 

A mí me gusta embaucar a la gente. Me encanta llevar el engaño lo más lejos posible y quedarme tan fresco. Ya de pequeño uno de mis sueños consistía en publicar una enciclopedia en la que toda la información fuera falsa. Fechas erróneas para cada hecho histórico, situaciones equivocadas para cada río, biografías de personajes que nunca existieron.¿ A qué clase de persona se le ocurre hacer una cosa así? A un chalado ,supongo, pero, joder, cuánto me reía con esa idea.

Brooklyn Follies es una fabula, una fantasía urbana sobre finales felices deliciosamente contada.
Después de haberme sumergido entre las páginas de uno de sus libros, después de haber gastado unas cuantas horas entre unas palabras que derraman vida, os puedo decir que he oído el canto de la sirena y he sucumbido, me uno a las filas de seguidores de Auster con la promesa de que esta será la primera de muchas lecturas de este genial autor.


Cuando una persona es lo bastante afortunada para vivir dentro de una historia, para habitar un mundo imaginario, las penas de este mundo desaparecen. Mientras la historia sigue su curso, la realidad deja de existir.

∞+++

No hay comentarios:

Publicar un comentario