sábado, 25 de abril de 2015

DESCONEXIÓN




AUTOR: Neal Shusterman
EDITORIAL: Anaya
Nº DE PÁGINAS: 416
ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda
PRECIO: 16,50  












La Segunda Guerra Civil americana también conocida como Guerra Interna dio a luz al "tratado vital", tras el enfrentamiento del ejército pro vida y el ejército pro libre elección, dicho tratado satisfacía las necesidades de ambos bandos y mediante el mismo se proclamaba la invulnerabilidad de la vida humana desde el momento de la concepción hasta los trece años de edad, instante en el cual los padres o tutores legales del menor pueden optar por la desconexión, esto es, un aborto retroactivo; el sujeto desde un punto de vista técnico sigue vivo y el menor pasa a un estado diviso en el cual sus órganos se utilizan para salvar la vida de otros, ¿quién necesita los órganos de un donante fallecido cuando puedes tener de forma legal órganos totalmente sanos y jóvenes?


Quien dijo que en literatura juvenil todo vale, se equivoca, quien dijo que las distopías juveniles son burdas copias salidas de la misma cadena de montaje, se equivoca; no ha leído desconexión. Aquí no encontrareis un futuro postapocalíptico, no encontrareis a criaturas de otros universos que nos han tiranizado y nos obligan a vivir bajo un régimen cruel y dictatorial en pro de su propia conveniencia, lo que si encontrareis es un futuro que bien puede ser el nuestro: una tecnología avanzada, donde ya no existen los médicos sólo los cirujanos puesto que ya no hay nada que curar, ya que disponemos de suficientes piezas de repuesto: los desconectables; muchachos problemáticos cuyos padres se ven sobrepasados y deciden desembarazarse "del problema", chicos huérfanos al cuidado de un gobierno que no cuenta con medios suficientes para hacerse cargo de todos, fanáticos religiosos que deben ofrecer a su iglesia la décima parte de todo aquello que poseen, aunque esa décima parte tenga la forma del décimo de sus hijos.

Neal Shusterman crea una novela redonda: hipnótica, aterradora, incómoda, tierna, reflexiva, adictiva, genial. No sólo conduce al lector con un ritmo frenético entre sus páginas repletas de acción, sino que mientras lo hace deja en la mente del extasiado lector todas esas ideas que de forma brillante va diseminando a lo largo de los capítulos y que le hacen reflexionar:el tráfico de órganos, el abandono, la existencia del alma, el aborto, la podredumbre de las sociedades hedonistas, el fanatismo religioso, el terrorismo... Y es que Shusterman no se conforma con plantear ideas controvertidas y jugar con ellas, se tira al precipicio y ahonda en todas esas reflexiones explorándolas a conciencia a través de distintas perspectivas, de distintas voces: las de  los personajes. Unos personajes que respiran, tan complejos y tan bien construidos que comprenderás cada uno de sus actos y ninguno de ellos parecerá que esta fuera de lugar.

Ya ves, un conflicto siempre empieza con un tema de disputa, una diferencia de opinión, una controversia. Pero una vez que empieza la guerra, el tema de disputa deja de importar, porque de lo que se trata ya es de una única cosa: de cuánto se odian unos a otros.

Desconexión incómoda por la naturaleza de los temas que trata y la forma profunda en que lo hace, revolviendo al lector, pellizcándole y haciéndole reflexionar, y en el medio de esa reflexión nace la siguiente cuestión: ¿nos estaremos acercando a este tipo de sociedad a través de las decisiones que estamos tomando?

Claro está que si hubiera más donantes de órganos las desconexiones no serían precisas...pero a la gente le gusta conservarse intacta, incluso después de muerta. Y a la avaricia no le cuesta mucho aplastar la moral, así que las desconexiones se convirtieron en un gran negocio, y la gente lo aceptó.

Desconexión es la primera parte de una saga, cuya segunda parte; Reconexión podéis encontrar ya disponible en las librerías. Para aquellos que os pueda interesar Neal Shusterman se encontrará este año en el festival Celsius 232 celebrado en Avilés.

Desconexión esta destinada a pasar a los anales de la literatura juvenil,¡leedla, no os defraudara!.
Por cierto, ¡bonitos calcetines!.

∞+++

No hay comentarios:

Publicar un comentario