viernes, 18 de septiembre de 2015

UN HIJO



AUTOR: Alejandro Palomas
EDITORIAL: Editorial la Galera
Nº DE PÁGINAS: 288
ENCUADERNACIÓN: Tapa blanda
PRECIO: 17,95 












Si os hablo de Mary Poppins sobran las presentaciones, ¿verdad? Todos os habréis quedado boquiabiertos, formando una gran "o" con la boca la primera vez que la visteis descender del cielo con su paraguas abierto en una mano y su mágico bolso en la otra, y seguro que más de uno pensasteis lo genial que sería ser ella cuando fue capaz de recoger una habitación entera con tan solo chasquear los dedos. Y es que, así es Mary, mágica...tiene una palabra especial que sirve para arreglarlo todo, puede pasearse en el interior de los cuadros y ver que se esconde tras la pintura, ¿quién no querría ser Mary Poppins?

Ahora os voy a presentar a Guille, porque a él todavía no le conocéis. Guille es un niño muy especial, y cuando digo especial no me refiero a raro sino a único, reúne cualidades fantásticas que no se ven muy a menudo en las personas. Guille es muy listo, sagaz, hipersensible y con una imaginación desbordante. Vive solo con su padre porque su madre trabaja como azafata en Dubái, su mejor amiga se llama Nazia y es una niña pakistaní que cuando ríe se tapa la cara con las manos. A Guille le encanta Mary Poppins y no es que quiera ser como ella es que quiere ser ella, ¿y quién no querría? Es que, últimamente la vida de Guille se ha puesto un poco patas arriba y es de vital importancia que diga la palabra mágica para que todo vuelva a su sitio y las cosas se arreglen, vosotros sabéis cual es esa palabra, ¿a qué si?

Si os quedáis con Guille os vais a encontrar muchas cosas, como: sirenas, una función de Navidad que es muy importante, un cofre del tesoro, a la mismísima Mary, un iceberg porque lo que pasa con los icebergs es que nosotros solo vemos una parte, la que esta en la superficie y es visible, pero para ver el resto hay que ahondar e indagar mucho más, ya que no es posible verlo a simple vista. También vais a conocer a personas que son tan especiales como Guille: su padre, las señoritas Sonia y María. Pero si queréis saber más,
debe ser el propio Guille quien os lo cuente, ¿vale? porque todo esto es un secreto.

La lógica de los niños es a veces tan aplastante y tan...particular que no deja lugar a comentarios. Para ellos, las cosas son cuando son y no son cuando no son: los renos y los camellos no vuelan porque no tienen alas, pero una mujer con zapatones, sombrero con una flor y un paraguas que habla, sí.

He leído ya, varios libros que tienen a un niño como protagonista, y Guille ha sido el que más me ha gustado, el que más me ha conmovido y eso se debe a una sencilla razón: Guille es real. Guille es el Pinocho literario y Alejandro Palomas su Gepetto particular que en lugar de madera utiliza palabras llenas de sensibilidad, de ternura y de inocencia para insuflarle vida a Guille. Y, al igual que Guille, Un hijo es una novela especial y leerla es una experiencia cargada de emoción,inocencia, dolor y ternura, es una experiencia casi catártica. Y ya no os voy a contar más, voy a dejar que sea el propio Guille quien lo haga, si él quiere, claro, y si vosotros queréis conocerle y os interesa lo que tenga que contaros, que seguro lo hará. Solo hay una palabra que describa lo extraordinario que es este libro y esa es:

Supercalifragilisticoespialidoso.

La mente humana es como la vida: un laberinto que a veces saca de quien se pierde en él cosas que jamás habría imaginado.

∞+++


No hay comentarios:

Publicar un comentario