domingo, 14 de febrero de 2016

INSTRUMENTAL


AUTOR: James Rhodes
EDITORIAL: Blackie Books
Nº DE PÁGINAS: 280
ENCUADERNACIÓN: Tapa dura
PRECIO: 19,90  













Hay una magia incontestable en la música, como oyentes no necesitamos ningún tipo de conocimiento previo, solo unos oídos y la predisposición de escuchar y de repente ocurre la magia; una nota nos golpea con fuerza, una melodía llega a nosotros y la hacemos nuestra, así, sin más. Todos tenemos una banda sonora asociada a nuestra vida y es que la música engrandece, intensifica cualquier momento, ¿qué sería del cine sin música?, ¿qué sería de la vida sin música? La música es la droga preferida de todo adolescente, capaz de liberar torrentes de endorfinas de forma natural sin la necesidad de acudir a aditivos químicos externos. La música amansa a las fieras, la música cura, la música posee magia.

Y si no que se lo pregunten a James Rhodes, la música salva, a él le ocurrió. James Rhodes es un concertista de piano británico y la música fue su salvavidas en todos los sentidos. Cuando tenía seis años su profesor de gimnasia le violó, (no abusó de él, le violó, las palabras tienen un significado, empleemos las correctas y es que la censura de nuestro tiempo no es otra que la de lo políticamente correcto), y esa violación continuó sistemáticamente durante cinco años hasta que James pudo cambiar de centro, pero ahí no acaba todo, las heridas no curan cuando te alejas de tu torturador personal sino que se acentúan, se intensifican y aumentan. A la violación le siguió la adicción a las drogas, al alcohol, la prostitución, las autolesiones y el ingreso en instituciones psiquiátricas.

Este es un libro que duele, que te remueve a nivel celular, que sacude todos y cada uno de los átomos de tu cuerpo y en el que no hay crueldad gratuita ni un intento engañoso de conmover al lector, James Rhodes habla sin pelos en la lengua con un lenguaje descarado, sarcástico e irónico, cargado de furia y de dolor nos habla desde el mismísimo apocalipsis y allí, en el infierno, entre toda esa devastación todavía hay luz, todavía hay esperanza, llega la música, y es capaz de sacarnos alguna que otra sonrisa con sus comentarios y por qué no, también una carcajada; otra vez la magia.

Quiero que conozca el secreto de la felicidad, algo tan sencillo que da la impresión de que por eso mucha gente no lo pilla. El truco consiste en dedicarte a hacer lo que quieras, lo que te haga feliz, siempre que no perjudiques a los que te rodean. No es hacer lo que crees que deberías. Ni lo que te parece que otros creen que deberías hacer, sino de actuar de un modo que te procure una inmensa felicidad.


Al principio de esta reseña os hablaba de magia y es que, este libro está cargado de ella; de magia, de pasión, de milagros y también de amor. James Rhodes cayó en un agujero negro y aún así contaba con una pasión más fuerte que él mismo que lo empujó al exterior y le hizo convertirse de manera autodidacta en un reputado concertista de piano llamado a revolucionar el mundo de la música clásica; ahí esta el milagro y la pasión. El amor por su hijo, por su mujer, por la vida actuaron de catalizadores para sacarlo adelante; la magia.

Y una vez más se nos recuerda la importancia que tiene rodearnos de belleza: de música, de arte, de cine...de aquello que os arrebate el sentido, de todas esas cosas que se erigen como escudos protectores y nos dan un motivo más para seguir. Como os decía, este es un libro de sentimientos potentes, que solo por el ejercicio tan íntimo y desgarrador de nudismo emocional que hace Rhodes hay que leerlo, por eso y porque hay que poner palabras y voz a estas situaciones. Voy a aportar poco a todo lo que se ha escrito sobre Instrumental, porque todo es cierto y todo es poco, así que, leedlo. 

Gran concierto, gran libro. James Rhodes; pianista, escritor y héroe.




∞+++

2 comentarios:

  1. me encanto mujer¡¡¡¡ espero encontrar este libro, como intento de música que soy hehehe debo leer este libro, besitos

    ResponderEliminar